Política

JORGE BERGOGLIO , EL PAPA KIRCHNERISTA Y EL FRÍO SALUDO AL PRESIDENTE MILEI

Javier Milei se acercó efusivamente a saludarlo en medio del encuentro del G7 recibiendo la frialdad del clérigo que hace pocos días recibió a la cúpula K en el mismo Vaticano

  • 14/06/2024 • 16:38

Jorge Bergoglio viajó este viernes hasta la región italiana de Apulia (sur) para participar por primera vez en la cumbr de líderes del G7 , las siete democracias más avanzadas del mundo, convirtiéndose en el primer jefe de la Iglesia católica en participar en esta reunión, donde habló sobre inteligencia artificial y llevó adelante una nutrida agenda de 10 reuniones bilaterales con mandatarios, pero no con Javier Milei, con quien apenas tuvo un breve y frío saludo.

Francisco fue llevado entre los invitados con la silla de ruedas que suele utilizar por sus conocidos problemas de movilidad y al llegar al lugar de la mesa en la que se encontraba Milei, este salió a su encuentro efusivamente para abrazarlo a lo que  el Papa K solo  le dedicó apenas unos segundos. Se abrazaron y el Pontífice de inmediato siguió su camino para saludar a Joe Biden.

El Presidente y el Sumo Pontífice, se encontraron en medio de la canonizaciòn de la santiagueña Mama Antula. En aquella oportunidad se habían saludado con un cálido abrazo en la Basílica de San Pedro y en las fotos se los veía a ambos sonrientes. También mantuvieron una extensa reunión privada que duró una hora y y diez minutos.

El pontífice aterrizó en helicóptero a las 12.10 horas locales (7.10 en Argentina) en el campo de golf de un coqueto y exclusivo resort para los superricos, donde tiene lugar la cumbre.

El Papa bajó de la aeronave por su propio pie a pesar de sus problemas de movilidad, aunque con esfuerzo.

Ahí fue recibido por la anfitriona del foro, la primera ministra italiana, Giorgia Meloni, que le acompañó en un coche de golf hasta el lugar en el que se reúnen los mandatarios del G7 (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido).

"Aún vivo", así le respondió el Papa a Meloni, quien, al darle la bienvenida a su llegada al G7, le preguntó cómo estaba.

La premier luego le agradeció a Bergoglio por estar en la cumbre.

"Su presencia es un gran regalo. Gracias" , solo soslayó la primer ministro italiano  ante una cara de pocos amigo del clérigo.