Tecnología

Cómo la tecnología ha desplazado al dinero en metálico

A través de un sistema integral de herramientas tecnológicas, Square ha desarrollado diversas terminales de punto de venta

Las pymes están inmersas en un profundo proceso de transformación digital, que deben afrontar con garantías para garantizar su supervivencia. Junto a los autónomos, las pequeñas y medianas empresas juegan un papel activo en la economía española: el 99% del tejido productivo de nuestro país está constituido por pymes y trabajadores por cuenta propia, que generan dos de cada tres empleos. Por eso es imprescindible dotarles de las herramientas necesarias que les permitan superar los retos a los que se enfrentan, entre ellos el de la digitalización.

Las innovaciones tecnológicas aportan rapidez y seguridad en las transacciones comerciales, y los nuevos métodos de pago –que son la base de cualquier negocio– cobran una especial importancia. Pocos clientes pagan ya en metálico, y las tarjetas de crédito o de débito están a la orden del día. Según los últimos datos del Banco de España, en 2021 el gasto con tarjeta superó los 195.246 millones de euros frente a los 111.131 millones que se hicieron con dinero en efectivo. Asimismo, las operaciones de compras en terminales de punto de venta (TPV) se incrementaron el pasado año un 21,61% frente a 2020, lo que confirma la clara tendencia hacia el uso de dinero digital.

Según los últimos datos del Banco de España, en 2021 el gasto con tarjeta superó los 195.246 millones de euros frente a los 111.131 millones que se hicieron con dinero en efectivo

Estos pagos no solo se realizan con tarjetas de plástico. El 37% de los españoles ya usa su teléfono móvil para comprar, según el Estudio sobre Tendencias de Pagos Móviles en España. La rapidez, la facilidad de uso y el control de las finanzas son los factores que más convencen a quienes optan por esta opción.

Las opciones para los negocios

Ante tal avalancha de cambios, es importante que los negocios no se queden atrás. Por eso es importante que se actualicen y conozcan los distintos los sistemas de pago electrónicos que pueden adoptar en su día a día:

• Pagos contactless. Algunas tarjetas de crédito y débito incorporan tecnología contactless NFC. Se reconocen fácilmente, pues tienen el logo de unas ondas impreso en su parte delantera o trasera. Para pagar, se coloca la tarjeta sobre el lector TPV hasta que suena un pitido. Estos pagos sin contacto destacan por su seguridad, velocidad y comodidad. Actualmente es el tipo de transacción más popular en España.

• Tarjetas con chip. Las tradicionales tarjetas de banda magnética, muy vulnerables a los fraudes, han sido sustituidas por las que incluyen un chip. Su nivel de seguridad es mayor, ya que los clientes insertan el plástico en un lector hasta que se completa la transacción. El chip crea una impresión única cada vez que se utiliza la tarjeta, por lo se minimizan riesgos.

• Carteras digitales. Una cartera electrónica o e-wallet es el equivalente de llevar una tarjeta de crédito o débito en tu smartphone. En esta app de monedero móvil se pueden introducir y almacenar los datos bancarios asociados a una tarjeta de forma segura. Así, en lugar de usar la tarjeta física para comprar, se puede pagar a través del teléfono gracias a la tecnología NFC, como en los pagos contactless. Para que un negocio acepte pagos con una cartera digital, hay que contar con un sistema TPV equipado con tecnología capaz de procesar la transacción.

• Facturas digitales. Una de las cosas más delicadas para cualquier negocio es conseguir cobrar de clientes y proveedores, algo que se vuelve aún más frustrante si se depende de papeleo, de cheques o de apuntar los números de sus tarjetas de crédito cuando se habla con ellos por teléfono. Las facturas digitales optimizan este proceso tan farragoso.

Todo ello implica un esfuerzo de las pymes por adaptarse a los nuevos tiempos, aunque afortunadamente se han desarrollado numerosas iniciativas que buscan facilitar la labor de las empresas, cuya labor es más necesaria que nunca para la recuperación de la economía. Desde el pasado mes de enero, Square ofrece en España un paquete integral de herramientas de software hardware personalizable a las necesidades de cada negocio, que está diseñado para ayudar en la gestión y crecimiento de empresas de distintos tamaños y sectores – incluida la venta al por menor, hostelería, salud y belleza, reparaciones de hogar y servicios profesionales­–.

Cuando todo se lleva a cabo desde una única plataforma, la gestión de pagos se simplifica.

Cuando todo se lleva a cabo desde una única plataforma, la gestión de pagos se simplifica.GETTY IMAGES/ISTOCK

Desde la plataforma de Square pueden controlar de manera eficiente y a través de un sistema totalmente integrado sus ventas, reservas, registros, pagos, relaciones con los clientes y mucho más. La oferta de Square incluye equipos TPV y soluciones de comercio online. Aceptar pagos con tarjeta se convierte en un trámite rápido, sencillo y seguro, sin comisiones adicionales, ni contratos a largo plazo.

Square comercializa cuatro equipos de terminales de punto de venta. Square Reader, Square Terminal, Square Stand y Square Register. Los negocios que contratan Square para gestionar sus pagos obtienen numerosas ventajas

Entre las soluciones de pago que ofrece a las empresas, Square comercializa cuatro equipos de terminales de punto de venta. Por un lado, Square Reader, un sencillo lector de tarjetas que permite aceptar pagos en cualquier lugar, ya sean con tarjetas sin contacto o con chip, o bien mediante un dispositivo móvil. Es suficiente con conectar el dispositivo de forma inalámbrica al móvil a través de Bluetooth para cobrar a los clientes y recibir el dinero rápidamente. Mientras, Square Terminal es un datáfono inteligente y portátil con impresora de recibos incorporada que permite gestionar el inventario, aceptar pagos e incluso ver informes en tiempo real. Este equipo –inalámbrico, seguro y con software integrado– es intuitivo, fácil de configurar y permite empezar a vender al instante.

Por su parte, Square Stand es un potente TPV para iPad con lector de tarjetas y software integrado. Su uso es muy sencillo, no es necesario recibir formación especializada ni visitas del servicio técnico para poder utilizarlo. En cuanto se descarga la aplicación ya está operativo. Por último, Square Register es el TPV más completo, con dos pantallas intuitivas, un software fácil de usar y un sistema de pagos integrado. Fácil de configurar y de utilizar, ofrece todo lo necesario para gestionar el negocio: pagos, pedidos en línea y entregas a domicilio, entre otras funciones.

Las ventajas que obtienen los negocios al contratar Square para gestionar sus pagos son numerosas. “Hay total transparencia en las comisiones, las pymes o autónomos reciben el dinero a partir del siguiente día hábil de sus ventas, el sistema acepta todo tipo de pagos y puede configurarse en pocos minutos y empezar a vender al instante sin necesidad de asistencia, se puede enviar el ticket al cliente por correo electrónico o sms…”, explican en la compañía. Y hay más. Como todo se lleva a cabo desde una única plataforma, la gestión de pagos se simplifica.

Miniguía para elegir el mejor TPV para una pequeña empresa

Para que las pymes y trabajadores autónomos puedan elegir el mejor terminal TPV –la tecnología que permite registrar ventas y aceptar pagos–, es importante que cada negocio entienda qué tipo de herramientas necesita para funcionar y crecer. Una cafetería tiene necesidades muy diferentes a las de una tienda de ropa, por ejemplo. Y un sistema TPV que funciona para un fontanero igual no sirve para una frutería. A la hora de decidirse por uno u otro, los principales factores a tener en cuenta son el coste (tanto el inicial como los gastos fijos), la seguridad, el cumplimiento de la normativa PCI (es decir, cómo se procesan los pagos, se conectan los sistemas y gestionan los datos de los clientes de forma segura) y que sea fácil de usar.

Las ventajas de utilizar un TPV son numerosas. No solo permite aceptar todas las formas de pago, incluido el dinero efectivo, las tarjetas de crédito y mediante dispositivos móviles. También puede imprimir recibos, almacenar dinero en metálico en cajones y escanear códigos de barras. Otras de sus funciones pasan por encontrar artículos y gestionar el inventario, realizar registros e informes de ventas y valorar la satisfacción del cliente, así como enviar los fondos a la cuenta bancaria después de cada transacción. Por eso, escoger un TPV adecuado ayuda a agilizar esas tareas administrativas que implican tanto tiempo.

Todas las empresas, incluidas las más pequeñas, que acepten pagos con tarjeta y quieran tener un sistema simple para controlar sus ventas, deberían plantearse incorporar uno de estos terminales. Porque cuantos más datos tenga cada negocio sobre su actividad, mejores decisiones podrán tomar. 

Comentarios
Volver arriba