Generales

ACASO NO LLEGÓ LA HORA DE REPENSAR LAS FIESTAS DE LA CIUDAD DE LA BANDA EN PLENO CASCO CÉNTRICO

La paupérrima organización del evento que realizan frente a los domicilios particulares e inclusive del Centro de Salud Banda amerita cambio

Los vecinos del barrio Centro de la ciudad de La Banda sobre todo quienes viven en avenida Besares desde la confluencia de Belgrano a Monteagudo como todos los meses de septiembre vivieron un verdadero calvario frente a sus casas.

El corazón mismo de la ciudad se convirtió en un "centro" de venta de mercachifles, comidas , basurero al aire libre y  por si fuera poco las veredas transformadas en ocasionales baños públicos.  Cuando Roger Nediani sostiene que aspira a cambiar las cosas para darle una fisonomía distinta a su ciudad  queda solo en el discurso mas que en los hechos ,  lo que hace ,es lo mismo que desde 1995 vino haciendo Chabay Ruiz  luego continuado por Pablo Mirolo y ahora por el actual jefe comunal . O sea, se transforma en  mas de lo mismo.  En Ciudad Capital, por ejemplo se opta y se piensa de manera diferente  que no moleste al vecino, apelando a la excelente organización y se recurre al Parque Aguirre para celebrar su aniversario y esto de modo alguno conlleva ningún riesgo ni pone en apremios al municipe  como si ocurre en La Banda.

Diagonal al moderno Centro de Salud La Banda instalaron un escenario con tremendo sonido que es indudable afectaron a los internos y personal del principal nosocomio de la ciudad. Los propios vecinos del coqueto barrio San Martín lo denunciaron porque según afirmaron hasta allí llegaba el ruido.

No solo eso, la Plaza Mauricio Rojas que colinda con el CISBanda y que da precisamente a la UTI solo separada por las vías del Ferrocarril Mitre también fue usado para montar un escenario con potente sonido.

El consabido y gastado hasta el hartazgo orgullo bandeño le pasó el lugar  al tolderío simil a pueblo olvidado   del rincón mas pobre del país. Es que por mas que duela la cuna de poetas y cantores se transformó en el último orejón del tarro santiagueño. No hay otra. Decir lo contrario es como querer tapar el sol con las manos. Un gran pensador argentino  como Rodolfo Kusch, sostenía  que “el pensamiento no se ve ni se toca, pero pesa, está gravitado por el suelo que habitamos” a partir de esto no habrá  que empezar a pensar en cambiar los viejos paradigmas . No podés vivir del pasado sin construir el futuro de los viejos axiomas del orgullo y demás. Hay que cambiar la realidad social.Hay que cambiar el pensamiento de atraso.

La pregunta subyace en medio de semejante cuadro ¿Los bandeños quieren vivir en una verdadera ciudad? . Las "fiestitas" de La Banda dan lugar a todo, porque mientras el jueves por la noche el jolgorio de alcohol y mala vida convertían a la tradicional esquina de Besares y Belgrano en un centro de lucha donde la policia provincial tuvo que actuar, el sufriente vecino y hasta los propios comercios de la zona debieron obligarse a cerrar sus puertas. Esto no es nuevo ya tiene su antecedente el 16 de septiembre del 2019 , las crónicas periodísticas de ese momento  ya vislumbraban los hechos que continuaron este 2022. Y nadie hace nada. 

Diario de Santiago , único medio en la provincia reflejó con meridiana claridad lo sucedido el pasado jueves 15 de septiembre a punto tal que la Gran Fiesta tuvo que adelantar sus horarios para el día siguiente evitando el bochornoso cuadro.

Acaso no llegó la hora de repensar algún acto celebratorio del pueblo de La Banda .

Existen hechos que son mas que  abrumadores,pintan realidades inexorables y que son elementos insoslayables por mas que les pese a los bandeños e inclusive  lo comparto . La Banda dejó de ser segunda ciudad de importancia en Santiago del Estero. Mirando el concierto de las ciudades santiagueñas ya no hay dudas que el tren que tanto gusta a los bandeños se lleva por adelantado la posibilidad real de crecer como ciudad, en tanto no cambiemos los viejos esquemas pueblerinos que atrasa sino lo que es peor descontextualiza los anhelos de tantas familias a los cuales no les quedará otro camino que el de irse definitivamente.

 

Por Victor Hugo Jimenez

Editor - Jefe -Diario de Santiago

ResponderReenviar

Comentarios
Volver arriba