FALLECE LA SEGUNDA DOCENTE POR COVID EN SANTIAGO DEL ESTERO

Alejandra Silvetti, de 54 años (izq.) era maestra jardinera en la localidad de El Bobadal falleció este sabado 1 de mayo por Covid. Es la segunda docente que muere desde la apertura de la semipresencialidad de las escuelas en Santiago del Estero. La primera víctima de ese sector fue Ramona Prado (der.), maestra de la escuela primaria de Los Pirpintos, cuyo deceso se produjo por la misma causa, hace menos de una semana. En ambos casos, sólo el gremio Cisadems expresó sus condolencias, ya que ni el ministerio y el Consejo General de Educación ni siquiera se manifestaron públicamente.

Silvetti era madre de tres hijos y vivía en Villa Balnearia, en Termas de Río Hondo. Para evitar los constantes traslados había alquilado una habitación en El Bobadal.

Su familia aseguró que se contagió mientras trabajaba y el 15 de abril pidió ser hisopada, pero el sistema público tardó cinco días en practicarle un PCR. Y recién el 21 de abril fue notificada de Covid 19 positivo.

Debió aislarse en el cuarto que alquilaba y esperar otros cinco días hasta que se contactó con ella un médico, que le aconsejó la internación urgente. Se la trasladó hacia el Sanatorio San Roque, de La Banda, donde falleció este sábado.

Una hija de la docente contó a la página El Termeño: "Mi mamá no aguantaba más, se ponía el ventilador en la cara para tragar aire. Todos esos días mi mamá estuvo sola y aislada sin atención médica de nadie, en una pieza que alquilaba ahí en el Bobadal porque no le alcanzaba para algo mejor con el sueldo que cobraba”.

Silvetti, como muchos otros docentes, había recibido sólo la primera dosis de vacuna anticovid (los otros niveles secundario, terciario y universitario ni siquiera fueron vacunados). No tenía enfermedades previas, según precisó su familia.

La propia directora del Cepsi reconoció con alarma en declaraciones periodísticas el incremento de niños que ingresan infectados. Pero el gobierno de Gerardo Zamora desoyó -como la mayoría de los distritos- el pedido del presidente Alberto Fernández de volver a la virtualidad y evitar la circulación de millones de personas que conforman las comunidades educativas, hasta que se supere el colapso sanitario.

A pesar del incremento de los contagios en todas las escuelas y de estas muertes, el Comité de Emergencia de la provincia resolvió mantener las escuelas abiertas en plena segunda ola. Y con el cercano colapso de las terapias en el sector público y privado.

La Corriente Nacional Docente Conti-Santoro calificó esta exposición de los docentes como una política "criminal", por sostener que mas de 40 docentes de todo el país ya murieron por la pandemia desde la vuelta a clases.