El durísimo comunicado de los empresarios de la alimentación argentina

La Copal explicó en su nota que ratifica su voluntad de colaboración y diálogo para alcanzar un acuerdo -que finalmente no ocurrió-, pero advirtió sobre la falta de voluntad oficial para consensuar un programa. Por el contrario, las señales de Comercio Interior no permitieron conciliar una estabilización de precios negociada.

El documento, firmado por Funes de Rioja, dejó en claro que no se trata de 30 o 50 empresas formadoras de precio,s tal como sostuvo Feletti el lunes.

"En representación de 35 cámaras sectoriales y de más de 14.500 empresas de alimentos y bebidas (IAB), PyMEs y economías regionales del país, la entidad sostiene que los acercamientos realizados hasta el momento reflejan la falta de voluntad por parte de las autoridades para realizar un acuerdo con el sector", aseguró la Copal.

Se acusa también al Gobierno de no haber tenido en cuenta las listas aportadas por la industria como tampoco el pedido de generar espacio de intercambio en lo inmediato, que permita clarificar las realidades y posibilidades de los distintos sectores y encontrar en conjunto un acuerdo sostenible.

Por otra parte, Copal destacó que los datos del INDEC evidencian que no es la Industria de Alimentos y Bebidas (IAB) quien tracciona mayoritariamente en la inflación general. Muestra de ello es que el IPC de septiembre se incrementó un 3,5%, mientras que el IPC de alimentos y bebidas lo hizo por debajo de esta cifra, alcanzando un 2,9%. Lo mismo ocurre en el acumulado 2021, donde el IPC general alcanza un 37% mientras que el de alimentos y bebidas aumentó 36,6%. 

"El argumento de que la inflación se aceleró por los aumentos de la categoría de productos de alimentos y bebidas pierde sentido ya que existen otras divisiones cuyos precios crecen por encima del Índice IAB y del Índice General", indicó Funes de Rioja en el comunicado.

El también titular de la UIA expresó que "frente a la amenaza de la aplicación de la Ley de Abastecimiento y las manifestaciones sobre codicia, hay que reconocer que la industria no es la causa de la inflación sino que sufre sus consecuencias". 

La realidad demuestra que las políticas de congelamiento de precios no logran resolver los desequilibrios macroeconómicos que dan origen a la inflación, señaló la entidad empresaria en su duro comunicado.

"Adicionalmente, resultan insostenibles ya que afectan el largo plazo para la continuidad productiva, dado que lleva a las empresas a producir a pérdida por no atender los innumerables aumentos de costos que viene afrontando el sector", concluyó.

Comentarios

Comentar artículo